Vuelve el uso obligatorio de las mascarillas FFP2 ante rebrotes de coronavirus

Países como Francia, Austria o Alemania ya han prohibido las mascarillas caseras y las de tela que filtren menos del […]

Países como Francia, Austria o Alemania ya han prohibido las mascarillas caseras y las de tela que filtren menos del 70% de las partículas

Países como Francia, Austria o Alemania ya han prohibido las mascarillas caseras y las de tela que filtren menos del 70% de las partículas, volviendo obligatorias las conocidas como mascarillas FFP2 en determinados contextos.

Multitud de comercios se han puesto manos a la obra y ya se preparan para lo que podría ser un nuevo boom de mascarillas tipo FFP2, al igual que ocurrió con las quirúrgicas cuando se volvieron obligatorias y se gravaron al 4% en lugar de al 21%. Parece casi inevitable que estas versiones, más seguras -y más caras-, se requieran para acceder a ciertos espacios.

Las dos cadenas ofertan sus mascarillas a dos euros la unidad. Alcampo, en concreto, vende en su catálogo los packs de tres por 5,99 euros y de diez por 19,99 euros; esto es, a 2 euros cada una. Están elboradas por cinco capas, lo que le da una protección del 95%, lo que las sitúa entre las mejor valoradas a la venta. Además, tienen una tira nasal que permite moldearla a la nariz para mayor comodidad. Las fabrica Ergonics, una empresa especializada made in Spain.

Te puede interesar:
Medicamento antiviral es capaz de eliminar la transmisión del covid-19 en 24 horas

En las mismas se encuentra Aldi, que oferta unas mascarillas del mismo estilo con packs de 10 unidades a 19,99 euros o, por contra, packs de tres por 5,99 euros. La unidad no cambia. También en cinco capas, misma protección y, eso sí, una de las mejores valoraciones del sector para su distribuidora, Bergner Europe.

Mercadona y Lidl

Pues resulta que no. Estas dos grandes cadenas, al igual que Dia, no venden mascarillas FFP2, sino que su oferta se limita únicamente a las quirúrgicas. Son más baratas, tienen distintos colores y están disponibles en varias tallas, también para niños, pero no cumplen con las actuales restricciones que se barajan en bares y restaurantes.

Esto resulta curioso, ya que la cadena de supermercados valenciana fue la primera en ofertar mascarillas quirúgicas y en rebajar su precio antes de la imposición del Gobierno. Pero, en lo que respecta a las FFP2, parece que esta vez no se han adelantado a los acontecimientos.

Una imposición inminente

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, aseguró la semana pasada que el Ministerio de Sanidad no descarta “hacer obligatorio el uso de mascarillas FFP2 en algunas circunstancias concretas”.

En rueda de prensa, el portavoz sanitario ha dicho que “puede ser razonable” extender el uso de estas mascarillas, tal y como están imponiendo algunos países del entorno europeo como Austria, donde se ha aprobado el uso obligatorio de este tipo de mascarillas en supermercados y en el transporte público. También en Baviera (Alemania).

A diferencia de las quirúrgicas, más comunes entre la población, las FFP2 no sólo protegen a los demás, sino también a uno mismo, pues cuentan con un nivel filtración mucho más eficaz que el de una mascarilla quirúrgica o sanitaria. “Se recomienda altamente al personal sanitario, que realiza maniobras que incrementan el riesgo de los aerosoles”, mencionó Simón.

27 enero, 2021

Países como Francia, Austria o Alemania ya han prohibido las mascarillas caseras y las de tela que filtren menos del 70% de las partículas

Países como Francia, Austria o Alemania ya han prohibido las mascarillas caseras y las de tela que filtren menos del 70% de las partículas, volviendo obligatorias las conocidas como mascarillas FFP2 en determinados contextos.

Multitud de comercios se han puesto manos a la obra y ya se preparan para lo que podría ser un nuevo boom de mascarillas tipo FFP2, al igual que ocurrió con las quirúrgicas cuando se volvieron obligatorias y se gravaron al 4% en lugar de al 21%. Parece casi inevitable que estas versiones, más seguras -y más caras-, se requieran para acceder a ciertos espacios.

Las dos cadenas ofertan sus mascarillas a dos euros la unidad. Alcampo, en concreto, vende en su catálogo los packs de tres por 5,99 euros y de diez por 19,99 euros; esto es, a 2 euros cada una. Están elboradas por cinco capas, lo que le da una protección del 95%, lo que las sitúa entre las mejor valoradas a la venta. Además, tienen una tira nasal que permite moldearla a la nariz para mayor comodidad. Las fabrica Ergonics, una empresa especializada made in Spain.

Te puede interesar:
Medicamento antiviral es capaz de eliminar la transmisión del covid-19 en 24 horas

En las mismas se encuentra Aldi, que oferta unas mascarillas del mismo estilo con packs de 10 unidades a 19,99 euros o, por contra, packs de tres por 5,99 euros. La unidad no cambia. También en cinco capas, misma protección y, eso sí, una de las mejores valoraciones del sector para su distribuidora, Bergner Europe.

Mercadona y Lidl

Pues resulta que no. Estas dos grandes cadenas, al igual que Dia, no venden mascarillas FFP2, sino que su oferta se limita únicamente a las quirúrgicas. Son más baratas, tienen distintos colores y están disponibles en varias tallas, también para niños, pero no cumplen con las actuales restricciones que se barajan en bares y restaurantes.

Esto resulta curioso, ya que la cadena de supermercados valenciana fue la primera en ofertar mascarillas quirúgicas y en rebajar su precio antes de la imposición del Gobierno. Pero, en lo que respecta a las FFP2, parece que esta vez no se han adelantado a los acontecimientos.

Una imposición inminente

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, aseguró la semana pasada que el Ministerio de Sanidad no descarta “hacer obligatorio el uso de mascarillas FFP2 en algunas circunstancias concretas”.

En rueda de prensa, el portavoz sanitario ha dicho que “puede ser razonable” extender el uso de estas mascarillas, tal y como están imponiendo algunos países del entorno europeo como Austria, donde se ha aprobado el uso obligatorio de este tipo de mascarillas en supermercados y en el transporte público. También en Baviera (Alemania).

A diferencia de las quirúrgicas, más comunes entre la población, las FFP2 no sólo protegen a los demás, sino también a uno mismo, pues cuentan con un nivel filtración mucho más eficaz que el de una mascarilla quirúrgica o sanitaria. “Se recomienda altamente al personal sanitario, que realiza maniobras que incrementan el riesgo de los aerosoles”, mencionó Simón.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *