¿Una píldora para combatir el covid-19?

Al inicio de la pandemia, la financiación y la investigación se centraron en el desarrollo de vacunas, pero ahora eso […]

Al inicio de la pandemia, la financiación y la investigación se centraron en el desarrollo de vacunas, pero ahora eso ha cambiado

Después de las vacunas, las compañías farmacéuticas están ahora en la carrera por desarrollar un tratamiento que pueda ser ingerido en casa con un gran vaso de agua en cuanto aparezcan los síntomas.

Prueba PCR en saliva: científico venezolano dirigió investigación que permitirá apertura confiable del sistema escolar en Nueva York

¿Qué es un antiviral?

Al inicio de la pandemia, la financiación y la investigación se centraron en el desarrollo de vacunas, lo que explica en parte el retraso en el desarrollo de antivirales contra el coronavirus.

«Los virus son pequeñas máquinas que necesitan ciertos componentes para replicarse», explica Daria Hazuda, bioquímica que lleva años trabajando en estos tratamientos.

«Los antivirales suelen ser pequeñas moléculas químicas, desarrolladas para interferir en esta maquinaria», dice.

«Introducen una mutación en el virus, y cuando esto ocurre varias veces, estas mutaciones reducen la capacidad del virus para replicarse», agrega.

Al frenar la enfermedad, se pueden evitar los casos graves, las hospitalizaciones y las muertes.

Los proyectos en curso

Actualmente hay dos proyectos relativamente avanzados para crear una píldora, probados en más de 1.000 personas.

El primero es el del laboratorio farmacéutico estadounidense Merck, en asociación con la empresa de biotecnología Ridgeback Biotherapeutics. El producto se llama Molnupiravir.

Desarrollado inicialmente para tratar la gripe, se ha modificado para que pueda tomarse en forma de píldora, que debe ingerirse dos veces al día durante cinco días.

Te puede interesar: ¿Qué se sabe de los efectos secundarios de las vacunas de AstraZeneca y Johnson & Johnson?

El tratamiento ha sido muy bien tolerado por los pocos cientos de personas que ya lo han recibido. Los análisis de varias docenas de ellos mostraron que el virus ya no era detectable después de cinco días para todos los tratados con Molnupiravir, pero todavía era detectable en 26% del grupo de placebo.

El segundo proyecto de píldora es de la empresa farmacéutica suiza Roche, en colaboración con la empresa estadounidense Atea Pharmaceuticals.

Denominado AT-527, el tratamiento se está probando en unos 1.400 participantes en Europa y Japón, esta vez a partir de los 12 años.

«Esperamos solicitar la aprobación de los reguladores a finales de año y lanzar el medicamento en 2022», dijo a la AFP el director general de Atea, Jean-Pierre Sommadossi.

A diferencia de los demás, el tratamiento denominado PF-07321332 fue desarrollado específicamente contra el SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19. Se está probando en unos 60 adultos, y los resultados se esperan para finales de junio.

Tanto Merck como Roche exigen que el medicamento se tome en los cinco días siguientes a la aparición de los síntomas.

Esto se debe a que el virus se replica más durante la primera semana.

«Cuanto antes se trate con un antiviral, mejor será el resultado», dice Daria Hazuda, que dirige la investigación del medicamento de Merck.

Esto explica el relativo fracaso de Remdesivir, el único antiviral contra el covid-19 aprobado hasta ahora. Producido por el laboratorio estadounidense Gilead Sciences, debe administrarse por vía intravenosa en el hospital.

Esto significa que los pacientes están demasiado avanzados en la enfermedad para obtener algún beneficio real de ella.

Una vez que las píldoras estén disponibles, el principal reto será diagnosticar a los pacientes de forma muy temprana.

Beneficios: prevención y variantes

Pero estos antivirales también deberían poder utilizarse para la prevención: por ejemplo, cuando un miembro de una familia se infecta, los demás pueden tomar el tratamiento para evitar desarrollar la enfermedad a su vez.

Por último, los expertos confían en la capacidad de los antivirales para seguir siendo eficaces contra las variantes, así como contra otros coronavirus, incluidos, potencialmente, algunos aún desconocidos.

Esta es una ventaja significativa sobre otro tratamiento existente, los anticuerpos sintéticos.

Además de ser restrictivos porque se inyectan por vía intravenosa, los anticuerpos son muy específicos para el virus que combaten, por lo que es poco probable que sean eficaces contra futuros coronavirus.

2 junio, 2021

Al inicio de la pandemia, la financiación y la investigación se centraron en el desarrollo de vacunas, pero ahora eso ha cambiado

Después de las vacunas, las compañías farmacéuticas están ahora en la carrera por desarrollar un tratamiento que pueda ser ingerido en casa con un gran vaso de agua en cuanto aparezcan los síntomas.

Prueba PCR en saliva: científico venezolano dirigió investigación que permitirá apertura confiable del sistema escolar en Nueva York

¿Qué es un antiviral?

Al inicio de la pandemia, la financiación y la investigación se centraron en el desarrollo de vacunas, lo que explica en parte el retraso en el desarrollo de antivirales contra el coronavirus.

«Los virus son pequeñas máquinas que necesitan ciertos componentes para replicarse», explica Daria Hazuda, bioquímica que lleva años trabajando en estos tratamientos.

«Los antivirales suelen ser pequeñas moléculas químicas, desarrolladas para interferir en esta maquinaria», dice.

«Introducen una mutación en el virus, y cuando esto ocurre varias veces, estas mutaciones reducen la capacidad del virus para replicarse», agrega.

Al frenar la enfermedad, se pueden evitar los casos graves, las hospitalizaciones y las muertes.

Los proyectos en curso

Actualmente hay dos proyectos relativamente avanzados para crear una píldora, probados en más de 1.000 personas.

El primero es el del laboratorio farmacéutico estadounidense Merck, en asociación con la empresa de biotecnología Ridgeback Biotherapeutics. El producto se llama Molnupiravir.

Desarrollado inicialmente para tratar la gripe, se ha modificado para que pueda tomarse en forma de píldora, que debe ingerirse dos veces al día durante cinco días.

Te puede interesar: ¿Qué se sabe de los efectos secundarios de las vacunas de AstraZeneca y Johnson & Johnson?

El tratamiento ha sido muy bien tolerado por los pocos cientos de personas que ya lo han recibido. Los análisis de varias docenas de ellos mostraron que el virus ya no era detectable después de cinco días para todos los tratados con Molnupiravir, pero todavía era detectable en 26% del grupo de placebo.

El segundo proyecto de píldora es de la empresa farmacéutica suiza Roche, en colaboración con la empresa estadounidense Atea Pharmaceuticals.

Denominado AT-527, el tratamiento se está probando en unos 1.400 participantes en Europa y Japón, esta vez a partir de los 12 años.

«Esperamos solicitar la aprobación de los reguladores a finales de año y lanzar el medicamento en 2022», dijo a la AFP el director general de Atea, Jean-Pierre Sommadossi.

A diferencia de los demás, el tratamiento denominado PF-07321332 fue desarrollado específicamente contra el SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19. Se está probando en unos 60 adultos, y los resultados se esperan para finales de junio.

Tanto Merck como Roche exigen que el medicamento se tome en los cinco días siguientes a la aparición de los síntomas.

Esto se debe a que el virus se replica más durante la primera semana.

«Cuanto antes se trate con un antiviral, mejor será el resultado», dice Daria Hazuda, que dirige la investigación del medicamento de Merck.

Esto explica el relativo fracaso de Remdesivir, el único antiviral contra el covid-19 aprobado hasta ahora. Producido por el laboratorio estadounidense Gilead Sciences, debe administrarse por vía intravenosa en el hospital.

Esto significa que los pacientes están demasiado avanzados en la enfermedad para obtener algún beneficio real de ella.

Una vez que las píldoras estén disponibles, el principal reto será diagnosticar a los pacientes de forma muy temprana.

Beneficios: prevención y variantes

Pero estos antivirales también deberían poder utilizarse para la prevención: por ejemplo, cuando un miembro de una familia se infecta, los demás pueden tomar el tratamiento para evitar desarrollar la enfermedad a su vez.

Por último, los expertos confían en la capacidad de los antivirales para seguir siendo eficaces contra las variantes, así como contra otros coronavirus, incluidos, potencialmente, algunos aún desconocidos.

Esta es una ventaja significativa sobre otro tratamiento existente, los anticuerpos sintéticos.

Además de ser restrictivos porque se inyectan por vía intravenosa, los anticuerpos son muy específicos para el virus que combaten, por lo que es poco probable que sean eficaces contra futuros coronavirus.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *