Las personas mayores están emocionalmente más estables

Vivir en positivo a partir de los 60 años es posible, por eso se dice que los mayores tienen cotas […]

Vivir en positivo a partir de los 60 años es posible, por eso se dice que los mayores tienen cotas más altas de bienestar emocional

La persona mayor al jubilarse en vez de encerrarse en casa viendo el tiempo pasar puede decidir emplear sus horas libres en otras asignaciones como por ejemplo inscribirse en cursos de informática y a actividades para seguir aprendiendo y poder relacionarse con otras personas. De esta manera la persona recuperará su estabilidad, bienestar y volverá a sentirse útil.

El problema es que en nuestra sociedad impera la falsa creencia de que la jubilación es el principio del fin, el apocalipsis y que cuando las personas se hacen mayores pierden energía vital, salud física, cognitiva, a las personas queridas y se vuelven inútiles, pero no es así, simplemente es un cambio de vida.

En ese momento de la vida se es valioso para muchas otras cosas y se puede experimentar un gran crecimiento interior y disfrutar de una vida más pausada, reconfortante y reflexiva.

A muchas personas actualmente les preocupa mucho el físico, los estudios, el trabajo, eso está muy bien, pero no debemos olvidarnos de algo que es lo que nos permite tener una vida plena, el bienestar, que viene marcado por sentir que tienes el control de tu propia vida, por saber lo que quieres, elegirlo y ser capaz de decir no a lo que te insatisface.

Te puede interesar: Siempre guapos y saludables

Se propone entonces poner atención a lo que uno siente, realizar una mirada introspectiva hacia el interior y descubrir las verdaderas emociones. Al mismo tiempo hay que conectarse y relacionarse con otras personas porque, como ya demostró un estudio de Harvard que data de 1938 y lleva vigente desde entonces, las relaciones sociales tienen mucho que ver con la salud.

Por el contrario,  la soledad mata y si se quiere llevar una vida en positivo hay que tener irremediablemente contactos sociales. Sin embargo, aun sabiendo que esta afirmación es hoy una realidad en sí misma, en nuestra sociedad hay mucha soledad, lo que nos acerca al malestar personal.

Lo que más contribuye al bienestar emocional es tener cosas que te llenen y motiven, que te hagan salir de casa y relacionarte con los demás y compartir conversaciones.

Si no haces actividades es muy probable que las charlas con otras personas se centren en las pastillas que tomas para este u otro dolor, pero estando en acción puedes conversar sobre la última visita a una exposición, lo que sin duda, es mucho más enriquecedor. Además, de que si no estás emocionalmente bien, no puedes estar bien físicamente.

El bienestar emocional aumenta al final del ciclo vital. Es decir, en la niñez es muy alto y posteriormente va disminuyendo con la edad porque hay que ocuparse de los hijos, de la casa, el trabajo y en la madurez entre los 40 o 50 años, el bienestar es más bajo aún y a partir de ahí, va ascendiendo con la edad, de tal manera que las personas mayores alcanzan mayores cotas de bienestar que los jóvenes.

19 enero, 2019

Vivir en positivo a partir de los 60 años es posible, por eso se dice que los mayores tienen cotas más altas de bienestar emocional

La persona mayor al jubilarse en vez de encerrarse en casa viendo el tiempo pasar puede decidir emplear sus horas libres en otras asignaciones como por ejemplo inscribirse en cursos de informática y a actividades para seguir aprendiendo y poder relacionarse con otras personas. De esta manera la persona recuperará su estabilidad, bienestar y volverá a sentirse útil.

El problema es que en nuestra sociedad impera la falsa creencia de que la jubilación es el principio del fin, el apocalipsis y que cuando las personas se hacen mayores pierden energía vital, salud física, cognitiva, a las personas queridas y se vuelven inútiles, pero no es así, simplemente es un cambio de vida.

En ese momento de la vida se es valioso para muchas otras cosas y se puede experimentar un gran crecimiento interior y disfrutar de una vida más pausada, reconfortante y reflexiva.

A muchas personas actualmente les preocupa mucho el físico, los estudios, el trabajo, eso está muy bien, pero no debemos olvidarnos de algo que es lo que nos permite tener una vida plena, el bienestar, que viene marcado por sentir que tienes el control de tu propia vida, por saber lo que quieres, elegirlo y ser capaz de decir no a lo que te insatisface.

Te puede interesar: Siempre guapos y saludables

Se propone entonces poner atención a lo que uno siente, realizar una mirada introspectiva hacia el interior y descubrir las verdaderas emociones. Al mismo tiempo hay que conectarse y relacionarse con otras personas porque, como ya demostró un estudio de Harvard que data de 1938 y lleva vigente desde entonces, las relaciones sociales tienen mucho que ver con la salud.

Por el contrario,  la soledad mata y si se quiere llevar una vida en positivo hay que tener irremediablemente contactos sociales. Sin embargo, aun sabiendo que esta afirmación es hoy una realidad en sí misma, en nuestra sociedad hay mucha soledad, lo que nos acerca al malestar personal.

Lo que más contribuye al bienestar emocional es tener cosas que te llenen y motiven, que te hagan salir de casa y relacionarte con los demás y compartir conversaciones.

Si no haces actividades es muy probable que las charlas con otras personas se centren en las pastillas que tomas para este u otro dolor, pero estando en acción puedes conversar sobre la última visita a una exposición, lo que sin duda, es mucho más enriquecedor. Además, de que si no estás emocionalmente bien, no puedes estar bien físicamente.

El bienestar emocional aumenta al final del ciclo vital. Es decir, en la niñez es muy alto y posteriormente va disminuyendo con la edad porque hay que ocuparse de los hijos, de la casa, el trabajo y en la madurez entre los 40 o 50 años, el bienestar es más bajo aún y a partir de ahí, va ascendiendo con la edad, de tal manera que las personas mayores alcanzan mayores cotas de bienestar que los jóvenes.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *