¿Nos deja secuelas el confinamiento?

Desde la Segunda Guerra Mundial no se vivía una situación dramática como esta que afectara a todos los países del […]

Desde la Segunda Guerra Mundial no se vivía una situación dramática como esta que afectara a todos los países del mundo

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una pandemia mundial.

Era el comienzo de algo imaginable. Arrancaba así el reto más importante al que se ha enfrentado nuestra sociedad en los últimos 75 años.

Después de todo, desde la Segunda Guerra Mundial no se vivía una situación dramática como esta que afectara a todos los países del mundo.

Para poder evaluar cómo ha afectado a nivel psicológico el confinamiento al que hemos sido sometidos para controlar el contagio, un grupo de 80 investigadores internacionales de más de 40 universidades de todo el mundo hemos puesto en marcha PSY-COVID.

Se trata de un estudio de investigación para conocer los efectos psicosociales de la pandemia de covid-19 y mejorar la prevención de su contagio ante futuros rebrotes. Y supone un esfuerzo de colaboración científica extraordinario, como corresponde a una situación extraordinaria.

Según el primer análisis de los resultados, en torno a 35% de la población española estaría en riesgo de sufrir o habría presentado síntomas de ansiedad o depresión, siendo las mujeres y las personas más jóvenes las más afectadas.

Una base de datos mundial y abierta

Los objetivos de PSY-COVID se pueden resumir brevemente. Para empezar, nos proponemos crear una gran base de datos mundial sobre los efectos psicológicos y el comportamiento de las personas durante la pandemia de covid-19.

Y lo que es más importante: una vez elaborada, esa base de datos se pondrá a disposición de toda la comunidad científica y de las autoridades sanitarias.

El fin no es otro que facilitar un mejor foco de intervención y acompañamiento, tanto a la población en general como a grupos de riesgo, ante futuras crisis similares en cualquier lugar del mundo.

Nuestra base de datos en abierto permitirá a equipos de investigación y autoridades sanitarias de todo el mundo analizar con una métrica común internacional los efectos psicológicos de las medidas de restricción de movilidad que han adoptado la gran mayoría de países para intentar controlar el contagio del coronavirus SARS-CoV-2.

El problema de usar métricas diferentes

Usar una métrica común es importante porque existe una gran disparidad aparente en la prevalencia de trastornos de ansiedad o depresión por países.

En algunos, las cifras oficiales hablan de que se supera el 40% en trastorno de ansiedad y 10% en el trastorno de depresión, como es el caso de la región china de Wuhan (epicentro del contagio).

En otros países, por el contrario, apenas se han apreciado cambios en la salud mental de la población en relación con estudios previos a la pandemia, como es el caso del Reino Unido.

Países como Argentina y España quedarían en un lugar intermedio, con 10% a 20% de incidencia de trastornos de ansiedad. Estas cifras suponen un aumento significativo en relación con los estudios previos a la pandemia, pero sin llegar a las tasas extraordinarias de China.

Te puede interesar: Costo del Remdesivir será de 2.082 euros por paciente

No está claro si esta disparidad se debe a un efecto diferencial de las medidas de restricción de movilidad a las que ha estado sometida la población de cada país (más duras y súbitas en China que en Argentina o España, o más laxas y progresivas como en el caso del Reino Unido).

O si, más bien, se trata de que en cada país se está empleando una metodología de evaluación diferente. Uno de los objetivos del estudio PSY- COVID es, precisamente, despejar esas dudas.

Asimismo, el estudio pretende identificar los colectivos que han padecido los efectos con más dureza, entre los que estudios preliminares sitúan al personal sanitario y las personas con patologías previas y cuadros psiquiátricos con cuadros más severos de la enfermedad.

En ambos parece haber un aumento de prevalencia de trastorno por estrés agudo o de trastorno por estrés postraumático. También son de interés el personal docente, las personas con diversidad funcional, las personas con enfermedades crónicas, población migrante, población desplazada y víctimas de violencia de género.

Con el objetivo de que se pueda hacer un seguimiento de los datos del estudio en streaming, el equipo de investigación ha desarrollado un contador mundial en el que se puede consultar el número de respuestas en tiempo real por idiomas y por países que participan en el estudio.

Primeros resultados

Los resultados obtenidos tras la primera evaluación (mayo 2020), que se derivan de una muestra de más de 7.000 personas que han residido en España durante los 2 meses que han durado las medidas más restrictivas de movilidad, muestran que la pandemia ha tenido un impacto psicosocial considerable en buena parte de la población.

Como ya adelantábamos, el primer análisis de los resultados indica que en torno a 35% de la población española estaría en riesgo de sufrir o habría presentado síntomas de ansiedad o depresión (lo cual no quiere decir que hayan desarrollado necesariamente el trastorno). Las mujeres y las personas más jóvenes serían las más afectadas.

Del estudio se desprende asimismo que tener hábitos de sueño estables se asocia con niveles más bajos de ansiedad y depresión, y con una mayor capacidad de adaptación a los cambios.

Por otro lado, se ha observado que alrededor de 40% de las personas encuestadas ha obtenidos altos valores en resiliencia (resistencia ante las adversidades de la vida).

Estos resultados dan pie a pensar que, aunque la pandemia esté afectando negativamente la salud mental en algunas personas, buena parte de la población se está adaptando a la situación de manera satisfactoria y ha salido fortalecida.

10 julio, 2020

Desde la Segunda Guerra Mundial no se vivía una situación dramática como esta que afectara a todos los países del mundo

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una pandemia mundial.

Era el comienzo de algo imaginable. Arrancaba así el reto más importante al que se ha enfrentado nuestra sociedad en los últimos 75 años.

Después de todo, desde la Segunda Guerra Mundial no se vivía una situación dramática como esta que afectara a todos los países del mundo.

Para poder evaluar cómo ha afectado a nivel psicológico el confinamiento al que hemos sido sometidos para controlar el contagio, un grupo de 80 investigadores internacionales de más de 40 universidades de todo el mundo hemos puesto en marcha PSY-COVID.

Se trata de un estudio de investigación para conocer los efectos psicosociales de la pandemia de covid-19 y mejorar la prevención de su contagio ante futuros rebrotes. Y supone un esfuerzo de colaboración científica extraordinario, como corresponde a una situación extraordinaria.

Según el primer análisis de los resultados, en torno a 35% de la población española estaría en riesgo de sufrir o habría presentado síntomas de ansiedad o depresión, siendo las mujeres y las personas más jóvenes las más afectadas.

Una base de datos mundial y abierta

Los objetivos de PSY-COVID se pueden resumir brevemente. Para empezar, nos proponemos crear una gran base de datos mundial sobre los efectos psicológicos y el comportamiento de las personas durante la pandemia de covid-19.

Y lo que es más importante: una vez elaborada, esa base de datos se pondrá a disposición de toda la comunidad científica y de las autoridades sanitarias.

El fin no es otro que facilitar un mejor foco de intervención y acompañamiento, tanto a la población en general como a grupos de riesgo, ante futuras crisis similares en cualquier lugar del mundo.

Nuestra base de datos en abierto permitirá a equipos de investigación y autoridades sanitarias de todo el mundo analizar con una métrica común internacional los efectos psicológicos de las medidas de restricción de movilidad que han adoptado la gran mayoría de países para intentar controlar el contagio del coronavirus SARS-CoV-2.

El problema de usar métricas diferentes

Usar una métrica común es importante porque existe una gran disparidad aparente en la prevalencia de trastornos de ansiedad o depresión por países.

En algunos, las cifras oficiales hablan de que se supera el 40% en trastorno de ansiedad y 10% en el trastorno de depresión, como es el caso de la región china de Wuhan (epicentro del contagio).

En otros países, por el contrario, apenas se han apreciado cambios en la salud mental de la población en relación con estudios previos a la pandemia, como es el caso del Reino Unido.

Países como Argentina y España quedarían en un lugar intermedio, con 10% a 20% de incidencia de trastornos de ansiedad. Estas cifras suponen un aumento significativo en relación con los estudios previos a la pandemia, pero sin llegar a las tasas extraordinarias de China.

Te puede interesar: Costo del Remdesivir será de 2.082 euros por paciente

No está claro si esta disparidad se debe a un efecto diferencial de las medidas de restricción de movilidad a las que ha estado sometida la población de cada país (más duras y súbitas en China que en Argentina o España, o más laxas y progresivas como en el caso del Reino Unido).

O si, más bien, se trata de que en cada país se está empleando una metodología de evaluación diferente. Uno de los objetivos del estudio PSY- COVID es, precisamente, despejar esas dudas.

Asimismo, el estudio pretende identificar los colectivos que han padecido los efectos con más dureza, entre los que estudios preliminares sitúan al personal sanitario y las personas con patologías previas y cuadros psiquiátricos con cuadros más severos de la enfermedad.

En ambos parece haber un aumento de prevalencia de trastorno por estrés agudo o de trastorno por estrés postraumático. También son de interés el personal docente, las personas con diversidad funcional, las personas con enfermedades crónicas, población migrante, población desplazada y víctimas de violencia de género.

Con el objetivo de que se pueda hacer un seguimiento de los datos del estudio en streaming, el equipo de investigación ha desarrollado un contador mundial en el que se puede consultar el número de respuestas en tiempo real por idiomas y por países que participan en el estudio.

Primeros resultados

Los resultados obtenidos tras la primera evaluación (mayo 2020), que se derivan de una muestra de más de 7.000 personas que han residido en España durante los 2 meses que han durado las medidas más restrictivas de movilidad, muestran que la pandemia ha tenido un impacto psicosocial considerable en buena parte de la población.

Como ya adelantábamos, el primer análisis de los resultados indica que en torno a 35% de la población española estaría en riesgo de sufrir o habría presentado síntomas de ansiedad o depresión (lo cual no quiere decir que hayan desarrollado necesariamente el trastorno). Las mujeres y las personas más jóvenes serían las más afectadas.

Del estudio se desprende asimismo que tener hábitos de sueño estables se asocia con niveles más bajos de ansiedad y depresión, y con una mayor capacidad de adaptación a los cambios.

Por otro lado, se ha observado que alrededor de 40% de las personas encuestadas ha obtenidos altos valores en resiliencia (resistencia ante las adversidades de la vida).

Estos resultados dan pie a pensar que, aunque la pandemia esté afectando negativamente la salud mental en algunas personas, buena parte de la población se está adaptando a la situación de manera satisfactoria y ha salido fortalecida.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *