Nadar ayuda a reducir la hipertensión

Si eres una persona hipertensa puedes complementar el tratamiento médico con un ejercicio muy completo como es la natación Para […]

Si eres una persona hipertensa puedes complementar el tratamiento médico con un ejercicio muy completo como es la natación

Para comenzar este artículo hay que definir en primer lugar ¿Qué es la presión arterial?

Es más que la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Es decir, cuando el corazón late, bombea y expulsa la sangre a las arterias y es allí cuando la presión arterial se encuentra en su nivel más alto, es lo que se denomina presión sistólica.

Por su parte cuando el corazón reposa entre latido y latido la presión arterial se reduce y se llama presión diastólica. La presión normal es de 120/80 mm Hg. Cuando el tensiómetro marca 140/90 mm Hg o más indican hipertensión. Los rangos normales van entre 120 y 139 mm Hg en la sistólica y entre 80 y 89 mm Hg en la diastólica.

La hipertensión la mayoría de las veces es asintomática, es decir no presenta síntomas pero puede causar graves problemas de salud como derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca, infarto y hasta insuficiencia renal. Sin embargo, la hipertensión puede combatirse llevando una vida sana, haciendo ejercicios y tomando la medicación apropiada.

Algunos estudios revelan que hay otra manera muy agradable de controlar la hipertensión. Una investigación publicada en el diario American Journal of Cardiology afirma que nadar ayuda a controlar la presión arterial en los mayores.

Te puede interesar: ¡Receta mágica, comer bien para envejecer bien!

Algunos expertos expresaron con anterioridad que el ejercicio moderado como caminar, montar bicicleta o nadar es seguro para las personas que padecen de hipertensión pero este estudio reciente es el primero en demostrar y divulgar que nadar mejora la función vascular de las personas de la tercera edad y reduce la presión arterial.

La investigación se llevó a cabo con la participación de 43 hombres y mujeres de unos 60 años aproximadamente que padecían de hipertensión o pre hipertensión. Algunos tomaron clases de natación supervisadas de 45 minutos y otros realizaron ejercicios de relajación. El estudio se llevó a cabo durante 3 meses, las clases de natación eran tres o cuatro por semana y muchos alcanzaron a nadar 45 minutos por clase.

Al iniciar el estudio los participantes que nadaban tenían un valor máximo promedio de 131 mm Hg de presión arterial y al final del proceso había bajado a 122 mm Hg, nueve puntos menos en la presión sistólica. Sin embargo, la situación no fue igual con los participantes que habían hecho ejercicios de relajación, quienes presentaron los rangos de presión arterial estables, sin ninguna modificación con los ejercicios de relajación.

Posteriormente, se les solicitó a las personas que utilizaran monitores portátiles para medir la presión arterial durante 24 horas y los resultados se repitieron. En esta oportunidad, los adultos mayores que nadaron mantuvieron un valor promedio en su presión sistólica de 119 mm Hg.

Todavía se necesitan más estudios para determinar si la disminución de la presión arterial es duradera y si se reduce el riesgo de desarrollar un infarto o un derrame cerebral.

Mientras se espera, los resultados de este primer estudio coinciden con las recomendaciones de los especialistas, quienes aconsejan a las personas de la tercera edad que hagan ejercicio moderado para mantener la salud del corazón, el cual aunado a una alimentación balanceada ayuda a mantener una buena salud en general.

20 febrero, 2019

Si eres una persona hipertensa puedes complementar el tratamiento médico con un ejercicio muy completo como es la natación

Para comenzar este artículo hay que definir en primer lugar ¿Qué es la presión arterial?

Es más que la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Es decir, cuando el corazón late, bombea y expulsa la sangre a las arterias y es allí cuando la presión arterial se encuentra en su nivel más alto, es lo que se denomina presión sistólica.

Por su parte cuando el corazón reposa entre latido y latido la presión arterial se reduce y se llama presión diastólica. La presión normal es de 120/80 mm Hg. Cuando el tensiómetro marca 140/90 mm Hg o más indican hipertensión. Los rangos normales van entre 120 y 139 mm Hg en la sistólica y entre 80 y 89 mm Hg en la diastólica.

La hipertensión la mayoría de las veces es asintomática, es decir no presenta síntomas pero puede causar graves problemas de salud como derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca, infarto y hasta insuficiencia renal. Sin embargo, la hipertensión puede combatirse llevando una vida sana, haciendo ejercicios y tomando la medicación apropiada.

Algunos estudios revelan que hay otra manera muy agradable de controlar la hipertensión. Una investigación publicada en el diario American Journal of Cardiology afirma que nadar ayuda a controlar la presión arterial en los mayores.

Te puede interesar: ¡Receta mágica, comer bien para envejecer bien!

Algunos expertos expresaron con anterioridad que el ejercicio moderado como caminar, montar bicicleta o nadar es seguro para las personas que padecen de hipertensión pero este estudio reciente es el primero en demostrar y divulgar que nadar mejora la función vascular de las personas de la tercera edad y reduce la presión arterial.

La investigación se llevó a cabo con la participación de 43 hombres y mujeres de unos 60 años aproximadamente que padecían de hipertensión o pre hipertensión. Algunos tomaron clases de natación supervisadas de 45 minutos y otros realizaron ejercicios de relajación. El estudio se llevó a cabo durante 3 meses, las clases de natación eran tres o cuatro por semana y muchos alcanzaron a nadar 45 minutos por clase.

Al iniciar el estudio los participantes que nadaban tenían un valor máximo promedio de 131 mm Hg de presión arterial y al final del proceso había bajado a 122 mm Hg, nueve puntos menos en la presión sistólica. Sin embargo, la situación no fue igual con los participantes que habían hecho ejercicios de relajación, quienes presentaron los rangos de presión arterial estables, sin ninguna modificación con los ejercicios de relajación.

Posteriormente, se les solicitó a las personas que utilizaran monitores portátiles para medir la presión arterial durante 24 horas y los resultados se repitieron. En esta oportunidad, los adultos mayores que nadaron mantuvieron un valor promedio en su presión sistólica de 119 mm Hg.

Todavía se necesitan más estudios para determinar si la disminución de la presión arterial es duradera y si se reduce el riesgo de desarrollar un infarto o un derrame cerebral.

Mientras se espera, los resultados de este primer estudio coinciden con las recomendaciones de los especialistas, quienes aconsejan a las personas de la tercera edad que hagan ejercicio moderado para mantener la salud del corazón, el cual aunado a una alimentación balanceada ayuda a mantener una buena salud en general.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *