Estos alimentos te ayudan a prevenir el cáncer

Las frutas, las verduras, las legumbres y los granos integrales tienen menos calorías y ayudan a evitar el sobrepeso, que […]

Las frutas, las verduras, las legumbres y los granos integrales tienen menos calorías y ayudan a evitar el sobrepeso, que también se ha asociado al desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el colorrectal

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR por sus siglas en inglés) recomienda que dos tercios de tu plato deben llenarse con frutas, legumbres, granos integrales y verduras, que combinados entre sí multiplican sus propiedades individuales en lo que los expertos denominan sinergia, o la unión de las fuerzas o energías.

Lo mejor de todo es que las alternativas son variadas y sabrosas: el tomate, el ajo, la soja (soya), las legumbres, las uvas y las fresas, los granos integrales, el repollo y las coles así como los vegetales de hojas verdes, como la espinaca y la lechuga romana, son sólo algunos ejemplos de los alimentos que tienen un historial anticancerígeno.

Por su parte,  las frutas, las verduras, las legumbres y los granos integrales tienen menos calorías y ayudan a evitar el sobrepeso, que también se ha asociado al desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el colorrectal, del esófago, páncreas, riñón y mama en las mujeres posmenopáusicas.

Muchos de estos alimentos, como las legumbres, los granos integrales, los vegetales de hojas verdes y las fresas (frutillas), también tienen un alto contenido de fibra, que ayuda a prevenir el cáncer de colon.

Te puede interesar: ¿Me puedo contagiar de covid-19 al ingerir alimentos?

En particular, cada una de estas opciones tiene nutrientes diferentes que colaboran con la salud.

Las legumbres, por ejemplo, como las arvejas (guisantes, chícharos), los frijoles (fréjoles, habichuelas) y las lentejas tienen ingredientes activos que juegan un papel importante en la prevención del cáncer, así como saponinas, inhibidores de proteasa y ácido fítico, que son fitoquímicos que se encuentran naturalmente en las plantas y protegen a las células del daño que puede llevar al cáncer.

En detalle, las saponinas han mostrado que pueden inhibir la reproducción de las células cancerígenas y disminuir el crecimiento de los tumores en muchos tejidos diferentes, mientras que los inhibidores de la proteasa han demostrado que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer. El ácido fitico, por su parte, tiene la habilidad de demorar la progresión de los tumores.

Dentro de las legumbres también entra la soja (soya), que es particularmente buena para prevenir el cáncer porque además tiene otros componentes activos como los isoflavonoides, el ácido fenólico y los inhibidores de la proteína quinasa, que también ayudan en esta tarea.

¡Incluye los vegetales!

Otros alimentos que tienen saponinas y flavonoides son los vegetales de hojas verdes, como la espinaca, la lechuga romana, la mostaza verde y la achicoria.

Todos ellos son una excelente fuente de folatos y contienen un amplio rango de carotenoides que actuarían como antioxidantes y, de ese modo, ayudarían a prevenir el cáncer.

Por su parte, el brócoli, la coliflor, los repollitos (o coles) de Bruselas, el repollo (col) y todas las verduras que se encuentran en la familia de las coles ayudarían a regular el complejo sistema de encimas que defienden al cuerpo contra el cáncer y tendrían un efecto protector más fuerte frente al cáncer de la boca, la faringe, la laringe, el esófago y el cáncer del estómago.

El tomate es milagroso

Otro alimento que contiene un poderoso antioxidante, en este caso llamado licopeno, es el tomate. En estudios realizados en animales, el licopeno y sus compuestos (conocidos como la “familia roja)”, tienden a concentrarse en los tejidos de la próstata y han probado reducir el riesgo del cáncer prostático.

Incluso hay evidencia de que el poder anticancerígeno del tomate es mayor si se consume en forma de salsa, de jugo o en pasta, ya que estos métodos de preparación permiten que el licopeno se libere de manera más fácil y se absorba mejor.

Y para ir terminando esta lista de alimentos que ayudan a prevenir el cáncer, que es sólo una muestra, podemos mencionar a las uvas (como fruta natural y en forma de jugo).

Ambas formas son una rica fuente de resveratrol, que es un fitoquímico que se concentra más en la cáscara (piel u hollejo) de esta fruta, en especial cuando son rojas o moradas (más que las verdes).

Al respecto, un estudio sugiere que los polifenoles en general, y el resveratrol en particular, poseen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

17 abril, 2020

Las frutas, las verduras, las legumbres y los granos integrales tienen menos calorías y ayudan a evitar el sobrepeso, que también se ha asociado al desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el colorrectal

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR por sus siglas en inglés) recomienda que dos tercios de tu plato deben llenarse con frutas, legumbres, granos integrales y verduras, que combinados entre sí multiplican sus propiedades individuales en lo que los expertos denominan sinergia, o la unión de las fuerzas o energías.

Lo mejor de todo es que las alternativas son variadas y sabrosas: el tomate, el ajo, la soja (soya), las legumbres, las uvas y las fresas, los granos integrales, el repollo y las coles así como los vegetales de hojas verdes, como la espinaca y la lechuga romana, son sólo algunos ejemplos de los alimentos que tienen un historial anticancerígeno.

Por su parte,  las frutas, las verduras, las legumbres y los granos integrales tienen menos calorías y ayudan a evitar el sobrepeso, que también se ha asociado al desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el colorrectal, del esófago, páncreas, riñón y mama en las mujeres posmenopáusicas.

Muchos de estos alimentos, como las legumbres, los granos integrales, los vegetales de hojas verdes y las fresas (frutillas), también tienen un alto contenido de fibra, que ayuda a prevenir el cáncer de colon.

Te puede interesar: ¿Me puedo contagiar de covid-19 al ingerir alimentos?

En particular, cada una de estas opciones tiene nutrientes diferentes que colaboran con la salud.

Las legumbres, por ejemplo, como las arvejas (guisantes, chícharos), los frijoles (fréjoles, habichuelas) y las lentejas tienen ingredientes activos que juegan un papel importante en la prevención del cáncer, así como saponinas, inhibidores de proteasa y ácido fítico, que son fitoquímicos que se encuentran naturalmente en las plantas y protegen a las células del daño que puede llevar al cáncer.

En detalle, las saponinas han mostrado que pueden inhibir la reproducción de las células cancerígenas y disminuir el crecimiento de los tumores en muchos tejidos diferentes, mientras que los inhibidores de la proteasa han demostrado que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer. El ácido fitico, por su parte, tiene la habilidad de demorar la progresión de los tumores.

Dentro de las legumbres también entra la soja (soya), que es particularmente buena para prevenir el cáncer porque además tiene otros componentes activos como los isoflavonoides, el ácido fenólico y los inhibidores de la proteína quinasa, que también ayudan en esta tarea.

¡Incluye los vegetales!

Otros alimentos que tienen saponinas y flavonoides son los vegetales de hojas verdes, como la espinaca, la lechuga romana, la mostaza verde y la achicoria.

Todos ellos son una excelente fuente de folatos y contienen un amplio rango de carotenoides que actuarían como antioxidantes y, de ese modo, ayudarían a prevenir el cáncer.

Por su parte, el brócoli, la coliflor, los repollitos (o coles) de Bruselas, el repollo (col) y todas las verduras que se encuentran en la familia de las coles ayudarían a regular el complejo sistema de encimas que defienden al cuerpo contra el cáncer y tendrían un efecto protector más fuerte frente al cáncer de la boca, la faringe, la laringe, el esófago y el cáncer del estómago.

El tomate es milagroso

Otro alimento que contiene un poderoso antioxidante, en este caso llamado licopeno, es el tomate. En estudios realizados en animales, el licopeno y sus compuestos (conocidos como la “familia roja)”, tienden a concentrarse en los tejidos de la próstata y han probado reducir el riesgo del cáncer prostático.

Incluso hay evidencia de que el poder anticancerígeno del tomate es mayor si se consume en forma de salsa, de jugo o en pasta, ya que estos métodos de preparación permiten que el licopeno se libere de manera más fácil y se absorba mejor.

Y para ir terminando esta lista de alimentos que ayudan a prevenir el cáncer, que es sólo una muestra, podemos mencionar a las uvas (como fruta natural y en forma de jugo).

Ambas formas son una rica fuente de resveratrol, que es un fitoquímico que se concentra más en la cáscara (piel u hollejo) de esta fruta, en especial cuando son rojas o moradas (más que las verdes).

Al respecto, un estudio sugiere que los polifenoles en general, y el resveratrol en particular, poseen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *