El bicarbonato sódico combate la acidez

Hay que estar pendiente a la hora de utilizarlo durante largos períodos de tiempo, porque pueden provocar un efecto “rebote” […]

Hay que estar pendiente a la hora de utilizarlo durante largos períodos de tiempo, porque pueden provocar un efecto “rebote”

Si presentan síntomas como exceso de gases, náuseas, sensación de pesadez, ardor y dolor en el estómago y esófago, que resulta en acidez o pirosis, se puede utilizar uno de los antiácidos más conocidos y empleados para calmar la acidez que sucede a una comida copiosa demasiado grasienta o muy condimentada.

El bicarbonato sódico es una de las sustancias que es eficaz cuando se siente acidez; esto debido a su acción neutralizadora, pero la acción no dura mucho tiempo, lo que hace que en muchos casos las cantidades ingeridas para tal fin resulten demasiado elevadas.

Hay que estar pendiente a la hora de utilizarlo durante largos períodos de tiempo, porque pueden provocar un efecto “rebote”, esto por la cantidad de ácido para compensar el que ha sido neutralizado por una sustancia básica, por lo que se puede provocar el efecto contrario al esperado.

Otro de los efectos secundarios, es el contenido en sodio, por ello es necesario tomarlo con precaución en caso de que tener hipertensión arterial, problemas de retención de líquidos o renales.

Te puede interesar: La manzanilla elimina células cancerígenas

Hay que definir esta acidez, llamada pirosis, que aparece de la salida del ácido que se encuentra en el estómago hacia el esófago, debido a un mal funcionamiento del cardias (válvula que comunica el esófago con el estómago), es por eso, que el esófago se irrita y provoca esta sensación de acidez. Suele aparecer una hora después de comer, aunque las molestias pueden durar varias horas.

Una de las formas para prevenir es el caso de cualquier bebida alcohólica incluidas las de baja graduación como el vino, la cerveza o la sidra; el té, el café (aunque sea descafeinado), las bebidas con gas y los alimentos ácidos como el tomate, los cítricos, la mostaza o el vinagre, entre otros.

Otros alimentos que trae muchas consecuencias, son los que tienen picante o elaborados con muchas especias también pueden resultar irritantes, así como los muy fríos o muy calientes. Tampoco conviene realizar comidas copiosas.

Por lo tanto, es necesario llevar una dieta saludable, llevar una alimentación adecuada, tomar pequeñas cantidades de alimento de forma frecuente, siempre masticando bien y comiendo sin prisas, ni ingerir alimentos grasos ni verduras flatulentas, como coles o legumbres.

Según los expertos, los alimentos recomendables para calmar las molestias, la patata y la zanahoria, el arroz y la manzana, la avena en copos, aderezar los platos, en lugar de vinagre de vino se puede emplear zumo de limón y vinagre de manzana.

Es importante elegir de manera cuidadosa los alimentos que se vayan a ingerir ya que, aunque los antiácidos como el bicarbonato sódico solucionan el problema en el momento, pueden producir un efecto rebote e incluso interferir en la absorción de algunas vitaminas.

Si a pesar de seguir estas recomendaciones la acidez no cesa, conviene consultarlo con el médico para que, en caso de que sea necesario, recomiende el medicamento más adecuado.

6 agosto, 2019

Hay que estar pendiente a la hora de utilizarlo durante largos períodos de tiempo, porque pueden provocar un efecto “rebote”

Si presentan síntomas como exceso de gases, náuseas, sensación de pesadez, ardor y dolor en el estómago y esófago, que resulta en acidez o pirosis, se puede utilizar uno de los antiácidos más conocidos y empleados para calmar la acidez que sucede a una comida copiosa demasiado grasienta o muy condimentada.

El bicarbonato sódico es una de las sustancias que es eficaz cuando se siente acidez; esto debido a su acción neutralizadora, pero la acción no dura mucho tiempo, lo que hace que en muchos casos las cantidades ingeridas para tal fin resulten demasiado elevadas.

Hay que estar pendiente a la hora de utilizarlo durante largos períodos de tiempo, porque pueden provocar un efecto “rebote”, esto por la cantidad de ácido para compensar el que ha sido neutralizado por una sustancia básica, por lo que se puede provocar el efecto contrario al esperado.

Otro de los efectos secundarios, es el contenido en sodio, por ello es necesario tomarlo con precaución en caso de que tener hipertensión arterial, problemas de retención de líquidos o renales.

Te puede interesar: La manzanilla elimina células cancerígenas

Hay que definir esta acidez, llamada pirosis, que aparece de la salida del ácido que se encuentra en el estómago hacia el esófago, debido a un mal funcionamiento del cardias (válvula que comunica el esófago con el estómago), es por eso, que el esófago se irrita y provoca esta sensación de acidez. Suele aparecer una hora después de comer, aunque las molestias pueden durar varias horas.

Una de las formas para prevenir es el caso de cualquier bebida alcohólica incluidas las de baja graduación como el vino, la cerveza o la sidra; el té, el café (aunque sea descafeinado), las bebidas con gas y los alimentos ácidos como el tomate, los cítricos, la mostaza o el vinagre, entre otros.

Otros alimentos que trae muchas consecuencias, son los que tienen picante o elaborados con muchas especias también pueden resultar irritantes, así como los muy fríos o muy calientes. Tampoco conviene realizar comidas copiosas.

Por lo tanto, es necesario llevar una dieta saludable, llevar una alimentación adecuada, tomar pequeñas cantidades de alimento de forma frecuente, siempre masticando bien y comiendo sin prisas, ni ingerir alimentos grasos ni verduras flatulentas, como coles o legumbres.

Según los expertos, los alimentos recomendables para calmar las molestias, la patata y la zanahoria, el arroz y la manzana, la avena en copos, aderezar los platos, en lugar de vinagre de vino se puede emplear zumo de limón y vinagre de manzana.

Es importante elegir de manera cuidadosa los alimentos que se vayan a ingerir ya que, aunque los antiácidos como el bicarbonato sódico solucionan el problema en el momento, pueden producir un efecto rebote e incluso interferir en la absorción de algunas vitaminas.

Si a pesar de seguir estas recomendaciones la acidez no cesa, conviene consultarlo con el médico para que, en caso de que sea necesario, recomiende el medicamento más adecuado.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *