Demuestran los beneficios de la terapia con perros

Durante el estudio se examinaron tres personas con demencia residentes en el CRE de Alzheimer Realizaron un estudio donde se […]

Durante el estudio se examinaron tres personas con demencia residentes en el CRE de Alzheimer

Realizaron un estudio donde se evaluaron los efectos de la terapia asistida con los perros en los comportamientos sociales y las expresiones emocionales de las personas que padecen de demencia, así lo revelaron investigadores del el CRE de Alzheimer del Imserco, quienes publicaron el artículo «Effects of dog assisted therapy on social behaviors and emotional expressions: a single-case experimental design in three people with dementia» de la revista científica Journal of Geriatric Psychiatry and Neurology.

Durante el estudio se examinaron tres personas con demencia, residentes en el CRE de Alzheimer, en el cual disfrutaron de los efectos de la terapia asistida con perros (TAP) sobre los comportamientos sociales, las manifestaciones emocionales y la experiencia durante la actividad.

La conclusión presentada en la investigación, fue afirmar que los perros parecen ser una intervención no farmacológica, que mejoran la calidad de vida de las personas con demencia, además, de participar en experiencias agradables que promuevan los comportamientos sociales y las emociones positivas.

Te puede interesar: Realizan terapia con burros en residencia para adultos mayores en Huelva

En las sesiones de TAP se incrementaron en los comportamientos sociales (inclinaciones, miradas y verbalizaciones) y un efecto significativo sobre las manifestaciones emocionales con mayor placer, también, en la participación y relación con otros, junto a rechazo y displacer bajos.

Los investigadores indicaron que utilizaron un diseño A-B-A-B de caso único con retirada del tratamiento consistente en la replicación de dos fases, línea base (A) y TAP (B), de cinco sesiones de 15 minutos que se realizaban de lunes a viernes.

En los cinco días los participantes de forma individual realizaban una serie de actividades con la terapeuta, asimismo, se replicaron las actividades realizadas durante el periodo de línea base, el cual incluía la presencia del perro como instrumento motivador, siempre en el mismo espacio y en el mismo horario.

Dos evaluadores independientes cuantificaron la frecuencia de los comportamientos sociales y completaron una evaluación de las manifestaciones emocionales (Observed Emotion Rating Scale) y de la experiencia durante la actividad que mostraban los usuarios participantes (Escala NPT-ES), además, las sesiones fueron grabadas en vídeo.  

10 septiembre, 2019

Durante el estudio se examinaron tres personas con demencia residentes en el CRE de Alzheimer

Realizaron un estudio donde se evaluaron los efectos de la terapia asistida con los perros en los comportamientos sociales y las expresiones emocionales de las personas que padecen de demencia, así lo revelaron investigadores del el CRE de Alzheimer del Imserco, quienes publicaron el artículo «Effects of dog assisted therapy on social behaviors and emotional expressions: a single-case experimental design in three people with dementia» de la revista científica Journal of Geriatric Psychiatry and Neurology.

Durante el estudio se examinaron tres personas con demencia, residentes en el CRE de Alzheimer, en el cual disfrutaron de los efectos de la terapia asistida con perros (TAP) sobre los comportamientos sociales, las manifestaciones emocionales y la experiencia durante la actividad.

La conclusión presentada en la investigación, fue afirmar que los perros parecen ser una intervención no farmacológica, que mejoran la calidad de vida de las personas con demencia, además, de participar en experiencias agradables que promuevan los comportamientos sociales y las emociones positivas.

Te puede interesar: Realizan terapia con burros en residencia para adultos mayores en Huelva

En las sesiones de TAP se incrementaron en los comportamientos sociales (inclinaciones, miradas y verbalizaciones) y un efecto significativo sobre las manifestaciones emocionales con mayor placer, también, en la participación y relación con otros, junto a rechazo y displacer bajos.

Los investigadores indicaron que utilizaron un diseño A-B-A-B de caso único con retirada del tratamiento consistente en la replicación de dos fases, línea base (A) y TAP (B), de cinco sesiones de 15 minutos que se realizaban de lunes a viernes.

En los cinco días los participantes de forma individual realizaban una serie de actividades con la terapeuta, asimismo, se replicaron las actividades realizadas durante el periodo de línea base, el cual incluía la presencia del perro como instrumento motivador, siempre en el mismo espacio y en el mismo horario.

Dos evaluadores independientes cuantificaron la frecuencia de los comportamientos sociales y completaron una evaluación de las manifestaciones emocionales (Observed Emotion Rating Scale) y de la experiencia durante la actividad que mostraban los usuarios participantes (Escala NPT-ES), además, las sesiones fueron grabadas en vídeo.  



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *