Consumir tomates te librará de sufrir un ACV

Un estudio parece asociar el consumo de tomates, así como platillos a base de tomates, con una reducción en el […]

Un estudio parece asociar el consumo de tomates, así como platillos a base de tomates, con una reducción en el riesgo de desarrollar un ACV

Una dieta sana, rica en tomates (jitomate), disminuirá el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

Esto se debe a que el tomate contiene una poderosa sustancia antioxidante: El licopeno.

Un estudio realizado en la Universidad de Finlandia Oriental, y publicado en la revista Neurology, parece asociar el consumo de tomates, así como platillos a base de tomates, con una reducción en el riesgo de desarrollar un ACV.

El licopeno presente en tomates

De acuerdo a los investigadores, la causa podría ser que los tomates son ricos en licopeno.

El licopeno es una sustancia de la familia de los carotenoides, con propiedades antioxidantes, que le da al tomate su característico color rojo.

Los investigadores examinaron los niveles del licopeno en más de mil hombres que tenían entre 46 a 65 años al comenzar el estudio y los siguieron un promedio de doce años.

Durante el período de seguimiento, 67 de los hombres sufrieron un ACV. Los participantes se dividieron en cuatro grupos.

Según los resultados del estudio, el grupo con los niveles más altos de licopeno tuvo 55% menos probabilidades de sufrir un ACV.

Te puede interesar: Descubre los hábitos poco saludables que te envejecen

Pero cuando los investigadores se enfocaron sólo en los ACV causados por coágulos sanguíneos, los resultados fueron aun más interesantes.

Los hombres con los niveles más altos de licopeno tuvieron 59% menos probabilidades de sufrir un ACV que los hombres con los niveles más bajos.

El estudio parece demostrar una relación entre las concentraciones más altas de licopeno en la sangre y una reducción en la incidencia de ACV.

Conoce más del licopeno

El licopeno, además, parece reducir la inflamación, mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico y evitar la acumulación de placa en las arterias y la formación de coágulos.

Asimismo, los investigadores analizaron también los niveles de otros antioxidantes (entre ellos: alfa carotenos, beta carotenos, alfa tocoferol y retinol).

Pero no encontraron ninguna relación entre esos compuestos en la sangre y las probabilidades de sufrir un ACV.

Según un comunicado de prensa de la Academia Americana de Neurología, el autor del estudio añade que el resultado se suma a las evidencias que indican que una dieta rica en frutas y verduras se asocia con un riesgo más bajo de sufrir un ACV.

Su recomendación es que las personas consuman más de cinco porciones de frutas y verduras al día, incluyendo de modo especial el tomate y los alimentos que lo contengan, como jugos y salsas.

Ten presente que mientras más maduro esté el tomate más licopeno contiene.

Otros beneficios del rico tomate

Además de su relación con la reducción de los ACV, el tomate parece tener otros beneficios en el organismo.

De acuerdo a estudios realizados por el Illinois Institute of Technology, el tomate podría disminuir el riesgo de algunas enfermedades cardiovasculares, de ciertos cánceres y de la osteoporosis.

Aunque la evidencia científica no respalda estos hallazgos en un 100% , ya que se requieren más estudios al respecto.

Esto se debe a que otros estudios no han encontrado estos beneficios consistentemente.

Se sabe que el tomate es una fuente maravillosa de vitaminas A, C, E, ácido fólico y potasio, así como de algunos bioflavonoides.

También se sabe que los bioflavonoides (quercentina y kaempferol), que contiene el tomate, se concentran en la piel y que quizá podrían ayudar con la inflamación y las alergias.

12 diciembre, 2019

Un estudio parece asociar el consumo de tomates, así como platillos a base de tomates, con una reducción en el riesgo de desarrollar un ACV

Una dieta sana, rica en tomates (jitomate), disminuirá el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

Esto se debe a que el tomate contiene una poderosa sustancia antioxidante: El licopeno.

Un estudio realizado en la Universidad de Finlandia Oriental, y publicado en la revista Neurology, parece asociar el consumo de tomates, así como platillos a base de tomates, con una reducción en el riesgo de desarrollar un ACV.

El licopeno presente en tomates

De acuerdo a los investigadores, la causa podría ser que los tomates son ricos en licopeno.

El licopeno es una sustancia de la familia de los carotenoides, con propiedades antioxidantes, que le da al tomate su característico color rojo.

Los investigadores examinaron los niveles del licopeno en más de mil hombres que tenían entre 46 a 65 años al comenzar el estudio y los siguieron un promedio de doce años.

Durante el período de seguimiento, 67 de los hombres sufrieron un ACV. Los participantes se dividieron en cuatro grupos.

Según los resultados del estudio, el grupo con los niveles más altos de licopeno tuvo 55% menos probabilidades de sufrir un ACV.

Te puede interesar: Descubre los hábitos poco saludables que te envejecen

Pero cuando los investigadores se enfocaron sólo en los ACV causados por coágulos sanguíneos, los resultados fueron aun más interesantes.

Los hombres con los niveles más altos de licopeno tuvieron 59% menos probabilidades de sufrir un ACV que los hombres con los niveles más bajos.

El estudio parece demostrar una relación entre las concentraciones más altas de licopeno en la sangre y una reducción en la incidencia de ACV.

Conoce más del licopeno

El licopeno, además, parece reducir la inflamación, mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico y evitar la acumulación de placa en las arterias y la formación de coágulos.

Asimismo, los investigadores analizaron también los niveles de otros antioxidantes (entre ellos: alfa carotenos, beta carotenos, alfa tocoferol y retinol).

Pero no encontraron ninguna relación entre esos compuestos en la sangre y las probabilidades de sufrir un ACV.

Según un comunicado de prensa de la Academia Americana de Neurología, el autor del estudio añade que el resultado se suma a las evidencias que indican que una dieta rica en frutas y verduras se asocia con un riesgo más bajo de sufrir un ACV.

Su recomendación es que las personas consuman más de cinco porciones de frutas y verduras al día, incluyendo de modo especial el tomate y los alimentos que lo contengan, como jugos y salsas.

Ten presente que mientras más maduro esté el tomate más licopeno contiene.

Otros beneficios del rico tomate

Además de su relación con la reducción de los ACV, el tomate parece tener otros beneficios en el organismo.

De acuerdo a estudios realizados por el Illinois Institute of Technology, el tomate podría disminuir el riesgo de algunas enfermedades cardiovasculares, de ciertos cánceres y de la osteoporosis.

Aunque la evidencia científica no respalda estos hallazgos en un 100% , ya que se requieren más estudios al respecto.

Esto se debe a que otros estudios no han encontrado estos beneficios consistentemente.

Se sabe que el tomate es una fuente maravillosa de vitaminas A, C, E, ácido fólico y potasio, así como de algunos bioflavonoides.

También se sabe que los bioflavonoides (quercentina y kaempferol), que contiene el tomate, se concentran en la piel y que quizá podrían ayudar con la inflamación y las alergias.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *