Los ancianos y el hospital

Algunos abuelos se pierden en el umbral de los hospitales y entran en un limbo, donde pierden la noción del […]

Algunos abuelos se pierden en el umbral de los hospitales y entran en un limbo, donde pierden la noción del tiempo y el espacio

Sin lugar a equivocarme a nadie le gusta acudir a un hospital y estar allí no es fácil. Los hospitales tienen un clima del que hay que defenderse, te desgastas, te deterioras y se te quitan las ganas de todo y para las personas mayores es peor.

Los médicos llaman daños colaterales a los efectos de la problemática por el que una persona llega al hospital y eso en los mayores puede llegar a ser serio. Los daños colaterales inciden en la alimentación, en los horarios, en el movimiento y en la convivencia de los abuelos.

La situación puede empeorarse y llegan el delirium, la desnutrición, el deterioro funcional, la dependencia y la confusión. Los daños colaterales pueden  tener más impacto que la enfermedad en sí que presente la persona mayor. Hay que actuar contra los daños.

Fátima Brañas, jefa de Geriatría del Hospital Infanta Leonor de Madrid, sueña con “hacer un hospital para personas mayores”. Hoy Brañas desarrolla un plan para “adaptar el hospital a la persona mayor y no al revés”, una estrategia que “cambie la mentalidad con la que tratamos a los mayores en un sistema diseñado para un adulto joven”.

El proyecto de la especialista se llama Hospital Amable para el Paciente Mayor y busca detectar “al anciano frágil” y prevenir “el cuadro confusional agudo y el deterioro funcional”.

Hospital Amable comparte medidas existentes en geriatría de algunos hospitales y aporta una novedad “No sabemos de otro hospital que extienda esto a todos los servicios, como medicina interna, cardiología, oncología, urgencias, fisioterapia, diálisis, rehabilitación, quirófanos, UVI, tanto para el ingreso como para las consultas”, manifiesta la doctora Brañas.

Te puede interesar: ¿Relaciones sexuales a los 70?

El equipo que trabaja con Brañas detectó que si los ancianos están solos y confundidos no se levantan, que se quedan solos por la noche, que pierden citas por falta de acompañantes. Entonces qué se puede hacer, pues hay que desarrollar un hospital amable.

Un hospital amable que cuente con relojes y calendarios en cada habitación, andadores por todo el centro, carteles claros, camas más bajas, cambios en la estructura de las habitaciones con luces testigo por la noche, zapatillas cerradas para que los pacientes no tropiecen, pijamas en vez de camisones para que se sientan mejor al pasear, prensa y crucigramas para la estimulación cognitiva, citas en colores, timbres inalámbricos en los boxes y acompañamientos con voluntarios. Sin temor a dudas, una excelente, loable y significativa iniciativa.

Evidentemente las personas mayores necesitan y se merecen hospitales de acuerdo a sus características y necesidades para que se sientan cómodos al estar en ese lugar y se reduzcan los daños colaterales que tanto les afectan, ellos se lo merecen.

8 febrero, 2019

Algunos abuelos se pierden en el umbral de los hospitales y entran en un limbo, donde pierden la noción del tiempo y el espacio

Sin lugar a equivocarme a nadie le gusta acudir a un hospital y estar allí no es fácil. Los hospitales tienen un clima del que hay que defenderse, te desgastas, te deterioras y se te quitan las ganas de todo y para las personas mayores es peor.

Los médicos llaman daños colaterales a los efectos de la problemática por el que una persona llega al hospital y eso en los mayores puede llegar a ser serio. Los daños colaterales inciden en la alimentación, en los horarios, en el movimiento y en la convivencia de los abuelos.

La situación puede empeorarse y llegan el delirium, la desnutrición, el deterioro funcional, la dependencia y la confusión. Los daños colaterales pueden  tener más impacto que la enfermedad en sí que presente la persona mayor. Hay que actuar contra los daños.

Fátima Brañas, jefa de Geriatría del Hospital Infanta Leonor de Madrid, sueña con “hacer un hospital para personas mayores”. Hoy Brañas desarrolla un plan para “adaptar el hospital a la persona mayor y no al revés”, una estrategia que “cambie la mentalidad con la que tratamos a los mayores en un sistema diseñado para un adulto joven”.

El proyecto de la especialista se llama Hospital Amable para el Paciente Mayor y busca detectar “al anciano frágil” y prevenir “el cuadro confusional agudo y el deterioro funcional”.

Hospital Amable comparte medidas existentes en geriatría de algunos hospitales y aporta una novedad “No sabemos de otro hospital que extienda esto a todos los servicios, como medicina interna, cardiología, oncología, urgencias, fisioterapia, diálisis, rehabilitación, quirófanos, UVI, tanto para el ingreso como para las consultas”, manifiesta la doctora Brañas.

Te puede interesar: ¿Relaciones sexuales a los 70?

El equipo que trabaja con Brañas detectó que si los ancianos están solos y confundidos no se levantan, que se quedan solos por la noche, que pierden citas por falta de acompañantes. Entonces qué se puede hacer, pues hay que desarrollar un hospital amable.

Un hospital amable que cuente con relojes y calendarios en cada habitación, andadores por todo el centro, carteles claros, camas más bajas, cambios en la estructura de las habitaciones con luces testigo por la noche, zapatillas cerradas para que los pacientes no tropiecen, pijamas en vez de camisones para que se sientan mejor al pasear, prensa y crucigramas para la estimulación cognitiva, citas en colores, timbres inalámbricos en los boxes y acompañamientos con voluntarios. Sin temor a dudas, una excelente, loable y significativa iniciativa.

Evidentemente las personas mayores necesitan y se merecen hospitales de acuerdo a sus características y necesidades para que se sientan cómodos al estar en ese lugar y se reduzcan los daños colaterales que tanto les afectan, ellos se lo merecen.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *