¿Alguien en casa no quiere comer?

Comer saludablemente y mantener una rutina de actividad física son clave para la buena salud a cualquier edad Según los […]

Comer saludablemente y mantener una rutina de actividad física son clave para la buena salud a cualquier edad

Según los especialistas el 90 % de los mayores de 80 años de edad tienen problemas de alimentación, es más frecuente de los que imaginamos. Algunas de las causas presentada por los expertos son:

Diferentes enfermedades como las del aparato digestivo, la insuficiencia cardíaca o las demencias, tomar algunos medicamentos pueden disminuir el apetito, la disminución de la actividad física y del gasto energético, por tanto, se reducen las ganas de comer.

Además, de la reducción de la percepción de los olores y el gusto (al no percibir igual que antes la comida le puede resultar por ejemplo insípida), algún trastorno psicológico como la depresión y el aislamiento social (el sentimiento de soledad, sentirse sola puede hacer que la persona pierda el apetito).

Es por ello, que comer saludablemente y mantener una rutina de actividad física son clave para la buena salud a cualquier edad, porque si dejan de comer, eso pueden contribuir a enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, el cáncer y otras enfermedades crónicas.  Ante esto, es primordial ayudarlos a evitar la depresión y a mantener su mente ágil.

Te puede interesar: Investigan la dieta vegetariana y su influencia en el Alzheimer

Una forma de contribuir es darle al cuerpo la nutrición que necesita, es comiendo a diario una variedad de alimentos y bebidas con alto contenido nutritivo. Un plan de alimentación saludable incluye:

Una variedad de frutas ya sean frescas, congeladas, enlatadas o secas, en lugar de jugos de fruta.

Vegetales de color verde oscuro como la espinaca u otras verduras, vegetales anaranjados como la zanahoria, además de diferentes tipos de alverjas y frijoles.

Alimentos con un alto contenido de calcio como la leche o el yogur descremado (“fat free”) o semidescremado (“low fat”). (Si no tolera la leche, escoja alimentos lácteos sin lactosa o bebidas o alimentos enriquecidos con calcio).

Productos de granos integrales como panes, cereales, galletas, arroz y pasta.

Carnes magras, pollo y otras aves de corral, frijoles, huevos, nueces y semillas.

También debe escoger y preparar alimentos bajos en grasas saturadas, en ácidos grasos trans (“trans fats”), colesterol, sal (sodio) y azúcares agregados.

20 julio, 2019

Comer saludablemente y mantener una rutina de actividad física son clave para la buena salud a cualquier edad

Según los especialistas el 90 % de los mayores de 80 años de edad tienen problemas de alimentación, es más frecuente de los que imaginamos. Algunas de las causas presentada por los expertos son:

Diferentes enfermedades como las del aparato digestivo, la insuficiencia cardíaca o las demencias, tomar algunos medicamentos pueden disminuir el apetito, la disminución de la actividad física y del gasto energético, por tanto, se reducen las ganas de comer.

Además, de la reducción de la percepción de los olores y el gusto (al no percibir igual que antes la comida le puede resultar por ejemplo insípida), algún trastorno psicológico como la depresión y el aislamiento social (el sentimiento de soledad, sentirse sola puede hacer que la persona pierda el apetito).

Es por ello, que comer saludablemente y mantener una rutina de actividad física son clave para la buena salud a cualquier edad, porque si dejan de comer, eso pueden contribuir a enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, el cáncer y otras enfermedades crónicas.  Ante esto, es primordial ayudarlos a evitar la depresión y a mantener su mente ágil.

Te puede interesar: Investigan la dieta vegetariana y su influencia en el Alzheimer

Una forma de contribuir es darle al cuerpo la nutrición que necesita, es comiendo a diario una variedad de alimentos y bebidas con alto contenido nutritivo. Un plan de alimentación saludable incluye:

Una variedad de frutas ya sean frescas, congeladas, enlatadas o secas, en lugar de jugos de fruta.

Vegetales de color verde oscuro como la espinaca u otras verduras, vegetales anaranjados como la zanahoria, además de diferentes tipos de alverjas y frijoles.

Alimentos con un alto contenido de calcio como la leche o el yogur descremado (“fat free”) o semidescremado (“low fat”). (Si no tolera la leche, escoja alimentos lácteos sin lactosa o bebidas o alimentos enriquecidos con calcio).

Productos de granos integrales como panes, cereales, galletas, arroz y pasta.

Carnes magras, pollo y otras aves de corral, frijoles, huevos, nueces y semillas.

También debe escoger y preparar alimentos bajos en grasas saturadas, en ácidos grasos trans (“trans fats”), colesterol, sal (sodio) y azúcares agregados.



Se parte de nuestra comunidad

Si no estás suscrito y deseas estarlo, puedes suscribirte dando click al botón. Al suscribirte podrás participar en todas nuestras encuestas, entre ellas, podrás elegir a que ONG quieres que se donen los ingresos de nuestra página. Además, tendrás la posibilidad de recibir en tu correo nuestras noticias más recientes para que estés al día.


Sugerencias

Discusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *